22 enero 2017

Ruta 55 Puntiró

Create your own banner at mybannermaker.com!


Actualizada a Ene-2017
Encuentra rutas por puntos de paso Cicloide


Situados en el aparcamiento de Sant Marçal emprendemos camino hacia Sa Cabaneta por la calle principal hasta casi el final donde nos desviamos por una calle en descenso que se convierte en un camino que se interna en el valle hasta enlazar con el camí de sa Cimentera por el cual nos dirigimos dirección Pòrtol por el camí de Can Parrisco aunque no vamos a llegar sino que tomamos el ramal que se encamina hacia las casas más alejadas y al pasar la segunda casa a mano derecha debemos aventurarnos por el campo arado hasta el final, cruzar la pared contigua y seguir hasta el linde del bosque donde nos adentramos y enseguida podemos continuar por alguno de los ramales del circuito dh que han montado en esos bosques. El trazado que elijamos para bajar es irrelevante ya que todos conducen al camí del Jardí d'en Ferrer, lo que tenemos que tener claro es que debemos dirigirnos hacia la carretera que une Santa María con Pòrtol para después girar a la derecha hasta la curva desde donde sale un camino recto sin asfaltar que cruza el camí de n'Olesa y se dirige directo a Puntiró. Como camino de carro no llega hasta arriba sino que deberemos continuar por un marcado sendero por el interior del bosque. Tiene dos variantes justo después de cruzar una pared derruida, hacia la izquierda vamos directos a la avenida principal y hacia la derecha enlaza con un camino de carro que da acceso a todas las propiedades de la zona finalizando en la carretera que sube de Pòrtol, muy cerca de la entrada de la urbanización.

Nuestro destino son ses Olleries y al no poderlo enlazar por un antiguo camino a través de propiedades privadas nos vemos obligados a hacerlo por carretera a la que accedemos después de efectuar un rápido descenso por el interior de la urbanización. Después nos restarán un par de kilómetros de pedaleo hasta nuestro destino al cual accedemos haciendo caso de las señales de tráfico en el desvío correspondiente.

Rodando por la calle principal debemos estar atentos a una bocacalle señalizada con un letrero como camí de Son Tano y tomar el primer desvío a mano derecha después de la curva, aquí empieza la diversión en forma de una imponente rampa hormigonada que continua como camino de tierra después del último chalet y que se va encaramando decididamente por la ladera del monte. Se le conoce como camí del Coster d'en Tòfol. Al llegar a una rotonda vemos un sendero tras una cadena y por él podemos llegar a lo alto del puig aunque nuestra ruta no va a pasar del gallinero ya que justo ahí hay un desvío de bajada en forma de camino de carro que nos lleva hasta una caseta restaurada donde continua pero ahora en forma de sendero medio escondido entre la vegetación. Aquí es donde tendremos el mayor desnivel y la mayor diversión afrontando unas empinadas y resbaladizas pendientes.

Este camino acaba junto a las casas de es Rafal, cerca del camí de ses Coves por el que circularemos muy pocos metros ya que el desvío del camí del puig se encuentra muy cerca y aunque con carteles restringiendo el paso no tendremos problemas para circular por él. Se trata del acceso a casi todas las fincas de la zona, con unas buenas rampas iniciales pero está asfaltado en su casi su totalidad, precisamente cuando termina el buen piso es cuando debemos desviarnos a la derecha para ir a culminar este trayecto aunque en realidad de subida queda ya muy poca y la cima del monte es una enorme explanada rematada por un vértice geodésico y una torre de vigilancia forestal.

Volvemos atrás por donde hemos venido y al llegar al cruce seguimos subiendo durante unos metros solamente porque enseguida hay que desviarse por un camino de carro lateral que al adentrarse decididamente en el bosque pierde esa condición y se convierte en un rápido sendero que nos devuelve junto a la primera casa que hemos encontrado en el ascenso donde tenemos que volver al asfalto un poco a las bravas al no poder salir por el acceso principal.

Desde que hemos llegado al Rafal hemos tenido a la vista el puig de Santa Eugènia con su característico monumento y tampoco queremos dejarlo de lado en nuestra ruta y aunque tenemos un camino que sube allí por esta vertiente lo haremos por la contraria donde tenemos una pista ciclable de principio a fin y para ello nos dirigiremos hacia el núcleo de casas de ses Coves para llegar hasta la carretera de Santa Eugènia por donde nos dirigiremos al pueblo debiendo tomar el desvío del puig en un principio en forma de rampa cementada hasta una barrera y a partir de allí, camino de tierra. Es una dura prueba para nuestra resistencia pero bien vale la pena afrontarla y poder disfrutar de las vistas despejadas de nuestro entorno.

Como hemos comentado bajaremos por el sendero que nos deja en el comellar del Rafal de donde venimos y lo único que tenemos que hacer es continuar circulando por él hasta encontrar una barrera con unos carteles de propaganda de una casa de hospedaje, la barrera suele estar cerrada pero se puede sortear sin dificultad. La subida es menos empinada que la anterior y es el acceso a una sola propiedad a la que no tenemos que llegar sino que nos vamos a desviar por un lateral donde encontraremos un sendero de bajada tras cruzar una pared. Es un sendero que ha sido acondicionado como dh, con sus peraltes y sus saltos, sumamente rápido.

Volvemos a estar abajo sobre el camino principal y continuamos rodando haciendo caso omiso a las señales de no salida porque enseguida vamos a encontrar la siguiente subida, algo más rota y con menos pendiente que las anteriores donde también nos vamos a desviar por un sendero lateral antes de llegar a la barrera de la finca. Esta bajada es un poco más larga que las anteriores pero lo suficientemente rápida y con mucho flow como para dejarte un buen sabor de boca que cuyo final es un campo arado del cual podemos salir rodeándolo por la derecha o por la izquierda, aquí enlaza con un camino vecinal del cual se sale por una barrera abierta al camino que proviene de ses Coves.

Tenemos casi enfrente el ramal de camino asfaltado que da acceso a la carretera a la que llegamos en un santiamén pudiendo circular después por su margen izquierda ya que tiene una especie de carril peatonal hasta el cruce donde sí que nos veremos obligados después a circular en el sentido correcto. Pasamos el cruce de Santa María y optamos por tomar el camí de Passatemps más adelante para llegar al pueblo de forma más tranquila y acorde con nuestras monturas donde, a la vista de la iglesia, giramos a mano izquierda hacia la plaça de la Vila y siguiendo recto saldremos del pueblo por el camí des Coscois hacia la carretera de Marratxinet por donde bajaremos hasta encontrar el desvío que nos va a llevar de vuelta hacia el punto de inicio completando así nuestro periplo.


example banner