03 agosto 2016

Ruta 58 Es Grau




Ruta en la que vamos a combinar largos tramos de asfalto que nos servirán de nexo de unión para enlazar algunos caminos aún no utilizados en ninguna ruta y que estoy seguro que a pesar de ello nos resultarán bastante entretenidos.

Partamos pues desde Puigpunyent hacia Galilea y aunque la traza nos marque el asfalto se pueden tomar los atajos del camí vell, dependerá de cómo querramos empezar la ruta, si de una forma más explosiva o por el contrario, más relajada. Nuestro destino es Galilea y sin entrar en el pueblo continuamos hasta un desvío que nos acerca hasta varias casas de la zona que una vez superadas se divide a su vez en dos debiendo tomar el de descenso. Este camino se encuentra en malas condiciones tras quedar al descubierto a raiz de un incendio forestal, es ciclable aunque de dificultad elevada y no es hasta llegar al inicio del bosque cuando pierde inclinación y mejora en algún grado, de hecho está señalizado en el cartelón de Galatzó aunque no he podido comprobar si se trata del mismo, al menos en toda su extensión.

Sigamos hacia el interior de la finca pasando por la explanada del aparcamiento para tomar a continuación el camino viejo directo al pueblo de Es Capdellà, el cual está asfaltado a partir de la barrera de salida. Justo al entrar en la población giramos a la derecha para dirigirnos hacia Andratx, el coll de n'Esteve es nuestro próximo hito y al que podremos acceder tomando el camino de carro antiguo convenientemente señalizado y que se encuentra en buenas condiciones de circulación. Enseguida supera en altura a la carretera para rodar más plano al final confluyendo ambos justo en su parte más elevada. Dejamos atrás las entradas de Son Sampola, Son Bosch y s'Alquería poco antes de llegar al cruce del camí de sa Guixería, con bastante asfalto viejo y muy empinado mientras pasamos por la zona más urbanizada pero en su mitad más baja se estrecha y pierde el firme liso.

No nos deja lejos del inicio del camí de ses Penyes que tomamos en ascenso. Largo camino vecinal completamente asfaltado, muy cómodo al inicio pero que se va empinando a medida que vamos recorriendo metros, sobre todo a partir de Can Serral. Nuestro destino es la carretera comarcal que de todas maneras no recorreremos más que unos pocos metros ya que enseguida nos desviamos hacia el camí de la Coma Freda recorriendo los últimos metros hasta la explanada del aparcamiento donde volvemos a enlazar con la carretera e iniciar el descenso intentando saborearlo de la mejor manera posible ya que después de pasar por el pla de s'Evangèlica el panorama se abre ante nuestros ojos y seguro lo querremos inmortalizar. Atentos al desvío del camí de sa Torre Nova, un tramo bastante largo de camino que enlaza diversas propiedades de la zona y que nos deja muy cerca del túnel des Grau tras el cual encontramos el restaurante homónimo y el mirador Ricardo Roca.

Dejamos atrás el cartel señalizador del GR que se dirige a Estellencs para ir al encuentro del que nos señala la Boal de ses Serveres y la Coma d'en Vidal, empieza el ascenso sin fin hasta el coll d'Estellencs. La primera parte es pista, que se puede rematar de una tirada hasta las mesas si no fuera por la barrera y siempre que estemos en buenas condiciones físicas, pero no pensemos que hemos pasado lo peor, el camino es un continuo sube baja con más sube que baja por supuesto y ciclable al 100% excepto en algún punto concreto alternando en su primera mitad, hasta la Boal de ses Fonts, tramos de sendero con pistas más amplias, pero a partir de la fuente es un sendero casi practicable en su totalidad hasta acceder al camí vell d'Estellencs ya muy cerca del coll.

Nos queda bajar hasta el desvío señalizado de la Campaneta y en el tramo siguiente aún tendremos que subir durante unos minutos más antes de emprender el descenso hasta la pista de la Campaneta por la cual llegaremos, también en bajada, al coll des Grau desde donde buscaremos la primera señalización del sendero que va recortando el trazado de la carretera hasta pasado el tramo de curvas superior, después ya solo nos queda bajar por asfalto hasta el pueblo para completar el recorrido.